PARA TI PABLO “VASO”

De mirada limpia y ojos atentos, siempre con esa sonrisa de efectos curativos. Poseedor del “don” de saber escuchar, escaso en estos tiempos donde la inmediatez y el ego son por desgracia valores al alza en un mundo de charlatanes encantados de escucharse.

Amigo, compañero y militante incansable poseías la consciencia que endereza y guia a la rebeldía. Tu nombre llegó a convertirse en sinónimo de solidaridad, de agitación y humildad.

Abriste infinidad de puertas sin apenas preguntar, puertas que nos abrían a un mundo de posibilidades, en el que el mero hecho de vivir con dignidad se convertía ya en un acto de rebeldía. Porque como dijo Marius, “la dignidad no se mendiga, se toma”.

CONCIERTO

 

Nunca en Sant Andreu hubo un grupo anarquista con una capacidad de agitación y organización como el Grup Elissa, del que fuiste pieza fundamental. Fuimos golpeados y reprimidos por tener la mala costumbre de pensar en voz alta. Pandora y Piñata hicieron mucho daño, sin embargo tu nunca te arrugaste y te pusiste a trabajar colze a colze para defenderos de un sistema que nos reprime si osas cuestionarlo.

Tuviste un sueño… Al barrio le faltaba un espacio liberado de referencia, pero no valía cualquier cosa. Quisiste cambiar el concepto de CSO y demostrar que es posible autogestionar un espacio donde las drogas y el alcohol no tuvieran cabida. Y como todo lo que se te metía entre ceja y ceja se hizo realidad, el 26 de marzo de 2016 abria sus puertas La Cinètika, un lugar para aquellas mentes inquietas que se niegan a ser espectadoras pasivas. No fue fácil, pero lo conseguimos. Porque siempre fue un placer compartir contigo cualquier proyecto de lucha. Siempre estabas ahí cuando los ánimos estaban bajos para inyectarnos tu energía y que todo volviera a cobrar sentido y claridad. Tenerte cerca nos hacía la vida más fácil. Y ahora ese pedazo de cacho de trozo de espacio se nos convierte en un abismo sin ti. Pero lo sacaremos adelante, tu nos enseñaste a no rendirnos nunca

Quisiste trabajar con la realidad más cruda y directa, fuera de esos círculos libertarios, demasiado idílicos, que no reflejan la verdadera realidad, pero evidentemente sin renunciar a tus principios. Intentamos crear un colectivo destinado a la vivienda, fallamos en el primer intento pero tu forma de leer la realidad y tu exquisita tozudez hicieron inevitable el nacimiento del Sindicat d’Habitatge de Sant Andreu en el que te entregaste con cuerpo y alma durante tus últimos meses.

Alguien dijo alguna vez que “los muros son la prensa de los pobres”. Los muros y persianas de Sant Andreu fueron para ti páginas en blanco que llenaste sin descanso para que no nos olvidáramos de las compañeras cuya libertad había sido arrebatada. En esos muros llamaste a la solidaridad con los trabajadores en lucha, a respetar al pobre y desvalijar al rico. “Okupar hasta morir” pusiste durante un tiempo en estos muros que ahora te echarán de menos. Y así fue, como todo lo que dijiste y siempre cumpliste. Son poquitos en este mundo los capaces de decir lo que piensan y hacer lo que dicen.

Militante incansable nos mostraste lo que era la verdadera solidaridad, la que se ejerce de igual a igual, la que cuestiona y señala a los responsables, evitando todo reconocimiento y sin esperar nada a cambio. Nos enseñaste que la militancia no es cosa de un ratito al día sino una forma de comprender la realidad, de no resignarse a ella porque al fin y al cabo, la realidad somos todas, y que mantener intacta nuestra dignidad significa entablar una lucha constante contra los que pretenden arrebatárnosla.

Tu enorme consciencia política, imperturbable e impervertible te impedió estar de brazos cruzados, obligándote a actuar. Alguien dijo una vez… “Uno es tan pequeño como el miedo que siente y tan grande como el enemigo que escoge”. Tu fuiste gigante.

Gracias por todo amigo.

R

Anuncios

La Cinètika

La energía cinètika es el trabajo que realiza un cuerpo en movimiento. Cuando colisiona con otro cuerpo inmóvil y pasivo es capaz de desplazarlo creando un movimiento sobre ese cuerpo inerte… Somos energía y convertimos en movimiento todo aquello que entra en contacto con nosotras… Bienvenidas a La Cinètika!!!

Desde pequeños nos han educado para ser espectadores de todo en cuanto nos rodea. En la escuela, lo primero que aprendemos es a reconocer la autoridad, allí nos pasamos más de 12 años asumiendo nuestra posición de espectador pasivo. La TV nos muestra lo que ella quiere de la vida y del mundo real como si de un espectáculo se tratara. Nada de lo que vemos en ella nos crea un sentimiento de participación sobre ello. En realidad es como si nos dijera; esto es lo que pasa en el mundo, es así, que se le va a hacer, tú no puedes hacer nada. Nosotros te lo contamos para que sepas lo afortunado que eres respecto a otros. Todo lo que debes hacer es seguir trabajando, seguir consumiendo y sobretodo no pienses demasiado por tu cuenta. Luego el resto de la programación y su publicidad se encargarán de crear unos modelos de conducta y unas verdades convencionales.

Sant Andreu necesitaba un lugar para todas aquellas personas que el sistema no ha podido mutilar su capacidad de respuesta, participación y organización, un espacio para aquellas mentes inquietas que se niegan a ser espectadoras pasivas. Nos pusimos manos a la obra, comenzaron las asambleas y las reuniones. Moldeando poco a poco como queríamos que fuera ese nuevo espacio un centro social diferente, más abierto, donde uno deja de ser espectador y se convierte en partícipe de su vida y de lo que le rodea. Un espacio donde no se llevara a cabo la venta de alcohol ni su consumo. Un lugar libre de humo donde grandes y pequeños pudieran participar de él.

Y que mejor lugar que los cines Lauren, que en su tiempo fueron un templo del espectáculo para espectadores pasivos, para convertirlo ahora en un lugar donde todo el que entra se convierte en partícipe. Un lugar que fue negocio y que nunca más lo será. Donde sus pantallas, que antes entretenían, se convierten ahora en una herramienta de lucha. Donde antes se vendían bocadillos de carne, de algún animal prefabricado en cadena a gran escala, ahora se hacen comedores veganos… Donde todo era un reclamo para que el consumidor consumiera más de lo que realmente consumía, ahora hay una biblioteca, una tienda gratis, un rincón donde los más pequeños pueden dar rienda suelta a su mundo interior, y un gimnasio donde los deportes de contacto, las artes marciales y otras disciplinas ponen a tono a sus participantes… Todo esto es gratuito… Es gratuito porque es de todas aquellas que quieran participar y disfrutar del lugar. Es gratuito porque sus participantes son responsables del mantenimiento y la limpieza del mismo.

Pero como dijo una vieja compañera “ si no puedo bailar, tu revolución no me interesa”, y es que algunos días, la magia del flamenco invade la cinètika y hace temblar sus cimientos con el arte del taconeo y el ritmo de sus palmas…

Además, ahora que La Cinètica cumple su primer lustro, el tango, hijo de la miseria y el cuchillo de los bajos fondos del rio de la plata, cruza las puertas de La Cinètika para que bailemos como lo bailaban hace más de cien años ladrones, criollos e inmigrantes

Ahora en Sant Andreu hay un lugar donde organizarse al margen de cualquier control institucional o privado. Donde las iniciativas y actividades se crean mediante su propia autogestión. Donde la desobediencia, la autogestión, el feminismo, la práctica de la solidaridad en lugar de la caridad, la creación del arte y la cultura libres, son valores que han formado parte de todos aquellos que creen que el barrio es debe ser de su gente y que debe ser esta la que tiene que convertirse en participante activo y no las instituciones o las empresas. Demostrándoles a estas que sí, que estamos organizadas.

Feliz aniversario y larga vida a La Cinètika!

Las Canciones Secretas del Ferrocarril Subterráneo

Esta es la historia de un ferrocarril. Pero no de un ferrocarril cualquiera… Este, solo andaba de noche, y no lo hacía sobre railes… Lo llamaban el Ferrocarril Subterráneo y gracias a él miles de esclavos consiguieron la libertad… Durante la huida, los esclavos cantaron canciones que fueron de boca en boca, canciones cuyo mensaje en clave servía para orientar a los “pasajeros” en su camino hacia la libertad…

¡Dejad a los Niños en Paz!

Acompañados, como siempre, del mejor rock and roll de La Isla. En este programa ponemos en evidencia la función real de la escolarización obligatoria. Lo primero que uno aprende en la escuela por primera vez es reconocer la autoridad.  Esta, aísla a los niños privandolos de conocer el mundo que les rodea… Los separa por edades y por asignaturas.salto-charco

La función integradora, no es otra cosa que crear una masa de gente lo más parecida posible. Una masa predecible y controlable.

Conoceremos también la historia de una canción que nos gusta mucho: Sinnerman.

Salut!

De “las Flappers” a “Les Zazous”

Después de la primera gran guerra, aparece en Paris, toda una generación de mujeres dispuestas a romper con las reglas rígidas y puritanas impuestas durante la primera guerra mundial. Se llamaban Las Flappers; mujeres jóvenes, liberadas y trabajadoras…tabou

Unos años después, las tropas alemana entraban en Paris. Llegaron las esvásticas, las privaciones, la represión y el miedo pero muchos jóvenes franceses, contrarios al III Reich y al gobierno de Vichy, mostraron su inconformismo a través de la música.

Si en Alemania se llamaban “Swingjuggend”, en Paris los llamaron Les Zazous…

Salut!

El Lado Exótico del Rhythm and Blues

El mambo que los inmigrantes traían desde México y el Caribe, los ritmos negros de los hijos de los esclavos que venían del sur, el calypso y algo del son montuno, además del momento álgido que vivía el Rock’n’Roll el Rhythm & Blues y de Doo Wop y de la inclusión de la población blanca en esos estilos, hicieron que multitud de pequeños grupos como este salieran de debajo de las piedras…jazz-on-bourbon-alonzo-butler

 

 

 

 

 

 

 

¿Que es Gobernar? (Intro)

El rey, reina, el general manda, el juez juzga. Pero gobernar es otra cosa. Al fin y al cabo gobernar, no es reinar, ni tampoco mandar, gobernar no es imponer una disciplina como en los regímenes autoritarios. Gobernar es conducir los códigos de conducta, el pensamiento y las emociones, encerrando al ciudadano en un mundo artificial en el que no existen modelos de comparación que garanticen su felicidad.