La Cinètika

La energía cinètika es el trabajo que realiza un cuerpo en movimiento. Cuando colisiona con otro cuerpo inmóvil y pasivo es capaz de desplazarlo creando un movimiento sobre ese cuerpo inerte… Somos energía y convertimos en movimiento todo aquello que entra en contacto con nosotras… Bienvenidas a La Cinètika!!!

Desde pequeños nos han educado para ser espectadores de todo en cuanto nos rodea. En la escuela, lo primero que aprendemos es a reconocer la autoridad, allí nos pasamos más de 12 años asumiendo nuestra posición de espectador pasivo. La TV nos muestra lo que ella quiere de la vida y del mundo real como si de un espectáculo se tratara. Nada de lo que vemos en ella nos crea un sentimiento de participación sobre ello. En realidad es como si nos dijera; esto es lo que pasa en el mundo, es así, que se le va a hacer, tú no puedes hacer nada. Nosotros te lo contamos para que sepas lo afortunado que eres respecto a otros. Todo lo que debes hacer es seguir trabajando, seguir consumiendo y sobretodo no pienses demasiado por tu cuenta. Luego el resto de la programación y su publicidad se encargarán de crear unos modelos de conducta y unas verdades convencionales.

Sant Andreu necesitaba un lugar para todas aquellas personas que el sistema no ha podido mutilar su capacidad de respuesta, participación y organización, un espacio para aquellas mentes inquietas que se niegan a ser espectadoras pasivas. Nos pusimos manos a la obra, comenzaron las asambleas y las reuniones. Moldeando poco a poco como queríamos que fuera ese nuevo espacio un centro social diferente, más abierto, donde uno deja de ser espectador y se convierte en partícipe de su vida y de lo que le rodea. Un espacio donde no se llevara a cabo la venta de alcohol ni su consumo. Un lugar libre de humo donde grandes y pequeños pudieran participar de él.

Y que mejor lugar que los cines Lauren, que en su tiempo fueron un templo del espectáculo para espectadores pasivos, para convertirlo ahora en un lugar donde todo el que entra se convierte en partícipe. Un lugar que fue negocio y que nunca más lo será. Donde sus pantallas, que antes entretenían, se convierten ahora en una herramienta de lucha. Donde antes se vendían bocadillos de carne, de algún animal prefabricado en cadena a gran escala, ahora se hacen comedores veganos… Donde todo era un reclamo para que el consumidor consumiera más de lo que realmente consumía, ahora hay una biblioteca, una tienda gratis, un rincón donde los más pequeños pueden dar rienda suelta a su mundo interior, y un gimnasio donde los deportes de contacto, las artes marciales y otras disciplinas ponen a tono a sus participantes… Todo esto es gratuito… Es gratuito porque es de todas aquellas que quieran participar y disfrutar del lugar. Es gratuito porque sus participantes son responsables del mantenimiento y la limpieza del mismo.

Pero como dijo una vieja compañera “ si no puedo bailar, tu revolución no me interesa”, y es que algunos días, la magia del flamenco invade la cinètika y hace temblar sus cimientos con el arte del taconeo y el ritmo de sus palmas…

Además, ahora que La Cinètica cumple su primer lustro, el tango, hijo de la miseria y el cuchillo de los bajos fondos del rio de la plata, cruza las puertas de La Cinètika para que bailemos como lo bailaban hace más de cien años ladrones, criollos e inmigrantes

Ahora en Sant Andreu hay un lugar donde organizarse al margen de cualquier control institucional o privado. Donde las iniciativas y actividades se crean mediante su propia autogestión. Donde la desobediencia, la autogestión, el feminismo, la práctica de la solidaridad en lugar de la caridad, la creación del arte y la cultura libres, son valores que han formado parte de todos aquellos que creen que el barrio es debe ser de su gente y que debe ser esta la que tiene que convertirse en participante activo y no las instituciones o las empresas. Demostrándoles a estas que sí, que estamos organizadas.

Feliz aniversario y larga vida a La Cinètika!

Anuncios